Fabian Rivera

En Libertad

En Libertad

DICEN QUE CADA inicio de año debe servir para reflexionar todo lo acontecido durante el año anterior, retomar fuerza y replantear las estrategias para obtener mejores resultados en los proyectos de cada individuo. Un 2020 que finalizó con la esperanza de que el año en curso sea mejor y recuperemos nuestra vida perdida durante la etapa del confinamiento forzoso que vivimos desde el primer trimestre del año.
Esta etapa fue marcada por un denominador común, el COVID 19, el cual afecto significativamente a la humanidad en varios aspectos. Uno de ellos y el que me parece que puede tener una recuperación más tardada será el económico. De acuerdo con la Encuesta sobre el Impacto Económico Generado por COVID-19 en las Empresas (ECOVID-IE 2020), emitida por INEGI en la cual se encuestaron a 1 millón 873, 564 empresas de todo el territorio nacional en los meses de septiembre y octubre, 9 de cada 10 empresas en el país, resultaron afectadas por la pandemia, sufriendo principalmente una caída en sus ingresos (91.3%), seguida de la baja demanda de productos (72.6%), siendo las microempresas las más afectadas (92%), seguidas de las medianas y pequeñas (87.8%) y las grandes con un (35.9%). Cabe resaltar que solamente el 7.8% del total, recibieron algún tipo de apoyo por parte de los gobiernos. 
En lo personal considero que la estrategia “¡Quédate en casa! Resultó un poco apresurada, la decisión era difícil, por su puesto, pero ahora nos damos cuenta de que la población no puede esperar más y tiene que enfrentar la realidad y “tomar al toro por los cuernos”. Ahora vemos a todo mundo en las calles y sin ningún tipo de medida sanitaria. 
De acuerdo con el estudio Tendencias Globales del Capital Humano, elaborado por la empresa Deloitte, se espera que las empresas llenen el creciente vacío de liderazgo que están dejando los gobiernos en la sociedad. Dicho estudio señala que las personas confían más en las empresas que en el Estado. Edelman Trust Barometer informó en 2018, que las personas de todo el mundo confían en el 52% de los negocios "para hacer lo correcto", en comparación con solo el 43% que seguían confiando en el gobierno.
En los Estados Unidos en particular, continua la publicación, la confianza en el gobierno ha alcanzado un mínimo de cuatro años, con solo el 33%. “Existe una percepción generalizada de que los sistemas políticos se están volviendo cada vez más polarizados y cada vez menos efectivos para enfrentar los desafíos sociales”. En ese sentido, los ciudadanos buscan que las empresas llenen el vacío en temas críticos como la desigualdad de ingresos, la atención médica, la diversidad y la ciberseguridad para ayudar a que el mundo sea más equitativo o justo.
Insisto, la participación de la empresa y de los individuos será determínate para la pronta recuperación de nuestra mermada economía, debemos poner especial importancia en apoyar al sector privado, al gobierno le corresponderá procurar las condiciones y dirigir el rumbo a través de un verdadero Proyecto de Nación, que no político. Ya lo veremos en este año de vital importancia para la vida democrática de nuestro país, de nosotros depende seguir por el mismo rumbo o dar un manotazo en la mesa para que nuestros gobernantes se pongan a trabajar en lo que verdaderamente importa, el bienestar de todos y cuando digo todos significa TODOS. Feliz año y mis mejores deseos siempre, en LIBERTAD…
*El que suscribe es Maestro en Alta Dirección y Coordinador Local de Students For Liberty.