Fabian Rivera

En Libertad

En libertad…

De acuerdo con Fernando Savater, la ética es la reflexión sobre por qué consideramos válidos nuestros comportamientos en comparación con las “reglas morales”, bajo esta premisa, el hombre sólo puede ser ético cuando es libre. Savater, menciona que se necesita de la libertad para decidir sí o no, responsabilizándote de las consecuencias.

Esta semana, la Secretaria del Ayuntamiento capitalino, Esmeralda Cárdenas, posteó en sus redes sociales, una desafortunada imagen refiriéndose a la homosexualidad como “pecado”. Partiendo en primer lugar que tanto el comentario como el contenido del comentario es subjetivo podemos decir que es respetable. Como lo dije anteriormente, cada individuo debe ser libre de expresar lo que quiera siendo consciente que deberá ser responsable de las consecuencias.

Dentro de esas responsabilidades a las que me refiero, la exfuncionaria pública debió ser consciente de que una vez que aceptó la responsabilidad que le concedió el Alcalde Leoncio Morán, de ser convertirse en servidora Pública, que de acuerdo con la SCJN “es toda persona que ejerce una función pública para los fines propios del Estado a cambio de una retribución determinada” la idea de servidora establece servicio, que no privilegios.

Como ya lo hemos mencionado, la administración pública entonces, es “el manejo de hombres y materiales para lograr los propósitos del Estado” (White, 1929), por lo tanto su objeto de estudio se centra en la relación entre el Estado y la sociedad civil, Carlos Juan Bonnin lo define perfectamente en su Compendio de los principios de la administración (Bonnin, 1834), donde afirma que “la administración pública es la autoridad común que ejecuta las leyes de interés general, que se estatuyen sobre las relaciones necesarias de cada administrado con la sociedad…”, es decir: el Estado solo se puede explicar como una “organización política de la sociedad” (Bonnin, 1834), facilitando el desarrollo del hombre en su libertad.

El objeto de estudio de la administración pública consiste entonces en la mediación entre el Estado y la sociedad cuya identidad descansa en cuatro condiciones históricas:

El divorcio del Estado y la sociedad

La necesidad de la medicación entre el Estado y la sociedad

La forma doble de la mediación a través de las clases sociales y de la administración pública como medicación entre el Estado y la sociedad

Hay que entender que esta relación se centra, como diría Foucault, en “las relaciones de poder”, a saber, que “El poder no es algo que se posee, sino algo que se ejerce en los demás” existiendo en esta percepción una “multiplicidad de poderes” que se practican en la esfera social, los cuales se pueden definir como poder social. En ese sentido Esmeralda Cárdenas carece de poder social, pues sus declaraciones, libres y respetables, son imperdonables cuando se vive del erario. Hay que entender que como dice el refrán “No se puede morder la mano que te da de comer”.

*El que suscribe es Maestro en Alta Dirección y Coordinador Local de Students For Liberty. Correo: fmoral@eslibertad.org