Alfonso Polanco Terríquez

SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

Feria Estatal vs Festivales capitalinos

La mayor parte de los diccionarios señalan que la palabra “feria”, proviene del latín feria y precisan que es un evento económico, social o cultural, el cual puede estar establecido, ser temporal, incluso desarrollarse de forma ambulante.

Las ferias pueden estar dedicadas a un tema específico o tener un propósito común,por lo tanto nuestro festejo, guste o no, cumple con la connotación: feria.



El origen, algunas fuentes las enmarcan en la Edad Media, cuando los mercaderes se reunían

en las puertas de las murallas de una ciudad para comerciar sus productos durante varios días. En la actualidad, cuando hacemos referencia al término feria es porque estamos hablando del conjunto de instalaciones recreativas que se ponen con motivo de determinada festividad en algún lugar o región.

Por su parte, la noción de festival, su origen etimológico la podemos encontrar, según algunas fuentes, en la lengua inglesa cuando se alude a una celebración o un festejo, con una connotación por lo general de eventos que incluyen manifestaciones artísticas, de ahí que surjan festivales de rock, de cine, de cumbias, pinturas, teatro, de danza, por citar.

Los festivales suelen ser encuentros culturales, el escenario debe ser un lugar destacado. A diferencias de los festivales, las ferias sí tienen que ser gratuitos su ingreso y asistencia; pero el lucro, la venta y compra es una actividad que deben estar presente, de ahí la razón y oportunidad en esta Feria Estatal para que nuestras artesanías, productos puedan ser adquiridos por otras regiones del país.

Mucho comparan entre los eventos de festivales que ejecuta el Ayuntamiento capitalino y la Feria Estatal. ¿Cuál es mejor o peor? Incluso los propios encargados en su afán de superarse unos a otros caen en ese pecado de la competencia, cuando la naturaleza propia de uno u otros es totalmente distinta, por citar ejemplo: los eventos artísticos.

Excelente que Petrolino Vázquez en esta edición de la Feria tenga más de 50 eventos culturales, acompañados de presentaciones artísticas en otros módulos, así como de juegos mecánicos en otras áreas, pero con las dos primeras difícilmente podrá atraer al turismo extranjero y sobre todo, que los productos de Colima logren una penetración más allá de nuestra fronteras.

La verdad, lo que sí deja de entrada al encargado de la Feria Estatal con las actividades que se están realizando y por las que debe ser congratulado: garantiza que la nómina y los gastos que implica su funcionamiento se paguen sin ayuda del Gobierno del Estado, segundo, quienes tienen un puesto o un espacio no pierdan la inversión.

A Petronilo Vázquez hay que reconocerle también que ha ido mejorando cada edición de la Feria, en la actual, nuestro reconocimiento, máximo al incrustar elementos del nombre de la fiesta: Todos los Santos. El ver personajes de catrinas, muertos, calaveras, espectros, desde el ingreso, así como en diversos puntos de la Feria. Dan otro panorama a quien la visite, de igual forma, la marcha que se hiciera por las avenidas con honor al primero y dos de noviembre.



Los festivales capitalinos a todos nos queda claro que tienen una dimensión política más que social, cultural o educativa. Para propios y extraños un éxito político que tienen un impacto fuerte en los sufragios. Que no le dieron frutos a Insúa, porque, como todos sabemos, el ex alcalde confió en sus eventos por sí solos y no hizo más, para que el trabajo realizado tuviera los frutos, situación que no sucederá con Locho, quien a diferencia del otro Presidente Municipal es un tipo con más compromiso y mayores ambiciones.

Estas festividades municipales deben tener un reconocimiento social, han logrado bajar los índices de delincuencia, no solo en el municipio, sino en sus alrededores, lo que no ha sido posible con la Feria –habría que esperar al término de la presente para que si con los cambios que se llevaron a cabo por Petronilo tienen ese impacto.

Mas si el alcalde Locho desea que sus festividades tengan esa connotación cultural que implica al hablar de un festival, tiene mucho trabajo por delante. Si lo logra Leoncio Morán, será un éxito de su administración, así como el triunfo que tiene Petronilo Vázquez de que los colimenses hagan un esfuerzo de ir a la Feria, independientemente de si están en Colima o en otras regiones del mundo.

Nos vemos en otra entrega.