Fabian Rivera

En Libertad

La virtud

De acuerdo con Aristóteles, un hombre virtuoso es aquel que ha adquirido el hábito de actuar rectamente. En su Ética a Nicómaco menciona que "La virtud es un hábito o disposición adquirida, de la voluntad consistente en un término medio en relación con nosotros; el cual es determinado racionalmente por una regla recta, aquella por medio de la cual lo determinaría un hombre dotado de sabiduría práctica", es decir, aquel hombre dotado de sabiduría, la cual, de acuerdo con el filósofo, es la base del comportamiento virtuoso. En tanto un hombre virtuoso es quien actúa rectamente por hábito, con prudencia en la búsqueda continua de la excelencia.

En las últimas semanas hemos visto muchos hombres virtuosos, que sin algún tipo de “reflector” apoyan a sus semejantes durante la crisis que estamos viviendo. Roberto Toyis Amezcua, Arturo Turok Magallanes, por mencionar algunos, así como directivos de algunas instituciones educativas como el director de la Facultad de Economía, José Manuel Orozco, y sus estudiantes quienes impulsan la iniciativa “Yo me uno Colima”, que tiene por objetivo brindar apoyo a la sociedad colimense en materia económica, educativa y de salud, sin ningún tipo de interés, sólo el de ayudar.

“Lord pepino”

Por el otro lado se encuentra el vicio, que en términos aristotélicos es el “error por exceso o por defecto”, es decir, aquellos “imprudentes”, que sólo buscan aprovecharse de la situación. Así vemos desfilar por las principales colonias de Colima, Villa de Álvarez y Manzanillo (sólo por citar algunos municipios) a diversos personajes políticos (algunos viejos conocidos como Jorge Luis Preciado) “regalando” fruta, verduras y despensas, intentando ganar la simpatía de unos cuantos con miras al 2021. El colmo fue lo que sucedió con el inexperto joven Víctor Torres, quien presuntamente condicionó una bolsa de pepinos a cambio de unos cuantos “likes” para sus redes sociales. Para decirlo en términos coloquiales, “hay que ser marranos, pero no trompudos”.

Bartlett

Hablando de puercos, trompudos y alimañas, esta semana, Carlos Loret de Mola publicó en The Washington Post los contratos que por asignación directa recibió del gobierno presidido por Andrés Manuel López Obrador, la empresa Cyber Robotics Solutions, cuyo dueño es nada más y nada menos que León Manuel Bartlett Álvarez, hijo de Manuel Barlett Díaz, Director General de la Comisión Federal de Electricidad. Loret de Mola asegura que dicha empresa tiene al menos siete contratos con el Gobierno federal que suman los 162 millones de pesos. Andrés Manuel, no entiendes el mundo, pero sí entiendes de corrupción…

¡El que se mueve no sale en la foto!

Tal parece que esta frase que hiciera famosa el desaparecido Fidel Velázquez no aplica en Villa de Álvarez, pues recientemente la regidora Mayrén Polanco Gaytán está trabajando de la mano de los regidores del llamado “movimiento naranja”. Habrá que ver qué sucede con ella, pero huele a acuerdo político.

Para finalizar envío una calurosa felicitación y reconocimiento al equipo de Ecos de la Costa por que recientemente publicaron la edición número 19 mil. ¡Vamos por más!

*El que suscribe es maestro en Alta Dirección y coordinador local de Students For Liberty.