Fabian Rivera

En Libertad

Nada que celebrar…

A POCO MÁS de dos años del “triunfo” de la 4T y su proyecto político, que no de nación, estos algunos de los resultados: Disminución del PIB a -2.2%, más de 12 millones de mexicanos se quedaron sin empleo, algunas instituciones financieras como BBVA advierten que las malas decisiones del Gobierno en la pandemia tendrán como consecuencia 16 millones de nuevos pobres, más de 50 mil homicidios dolosos, aumento de la corrupción, aumenta un 64 % el costo per cápita de la corrupción; algunos escándalos que han marcado a los “intachables” tales como: Escándalo del penthouse de 11.1 millones de pesos en Houston de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, el famoso Barlett Gate, donde se descubrieron 23 casas y 2 terrenos pertenecientes al Director de la CFE, Manuel Barlet Díaz con un valor aproximado de poco más de 800 millones de pesos, el escándalo de las 6 casas de la Secretaría de la Función Pública, Irma Erendira Sandoval y su esposo John Ackerman, con valor aproximado de 60 millones de pesos, sin contar las triquiñuelas de sus Gobiernos locales y municipales. Definitivamente, nada que celebrar.

Estado suplantado

Como ya lo habíamos comentado en alguna entrega pasada, el ascenso de los poderes fácticos en los últimos años en nuestro país es preocupante. De acuerdo con Samuel Schmidt, nuestro país no califica en tres de las cinco categorías sociales o sea el 60%, y en las que califica, se tiene que relativizar los indicadores para darnos cuenta de su gravedad. En lo económico debemos considerar que México es el país más desigual de América Latina y que la brecha entre clases sociales se ha ampliado, aunque el reporte no considera clases sociales sino grupos, de cualquier manera, se ha registrado una oligarquización que ha puesto el control económico –y tal vez político- del país en las manos de 36 familias (Schmidt y Rivera 2015). Algunos casos de corrupción e impunidad como los que mencionamos anteriormente, así como la creciente penetración del crimen organizado en la política, al que Schmidt denomina “Crimen Autorizado” han puesto en duda el poder y la credibilidad del Estado, quien esta obligado a brindarnos seguridad y justicia.

Basta recordar que unas horas después de la más reciente visita de AMLO a tierras jaliscienses y colimenses, el Cártel de Jalisco Nueva Generación, hizo circular un video donde muestra parte de su “poderío armamentístico” en clara respuesta al discurso emitido por el primer mandatario.

Bien el discurso federalista que emitió el Gobernador del Estado, José Ignacio Peralta, durante la visita de Andrés Manuel López Obrador, a pesar de que algunos fanáticos y vividores de la 4T lo tachan de “altanero” a mi parecer al mandatario estatal le sobró algo que al federal le hace falta: “CONGRUENCIA”.

*El que suscribe es Maestro en Alta Dirección y Coordinador Local de Students For Liberty.