Alfonso Polanco Terríquez

SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

Registrado en el Distrito Local VIII

EN ESE ENTONCES llevaba más de diez días cuidando a mi madre que convalecía de una cirugía realizada en sus piernas. Mi madre habitaba en la casa de mi abuelo paterno, era un cuarto amplio, el cual se encontraba contiguo a una típica pila colimota. Cuando todavía vivía mi abuelo, muy pocos tenían el privilegio de ingresar a ese cuarto, incluso, aunque él ya había partido al eterno oriente sólo podían entrar mis tíos.
Recuerdo que era lunes, aproximadamente a las once y media de la noche, una semana antes de que terminara marzo de 2006, esa noche habilitaba el lugar donde dormiría, un espacio cercano a mi madre para poder apoyarla si requiriera algo entre la noche. Platicaba con ella de lo que me había sido mi día y de cómo se cocinaba el lomo adobado para las tortas, cuando recibí una llamada, al contestar escuché: Compadre prepara tus papeles el líder (...), la estructura y la organización han determinado que tú seas nuestro candidato a Senador por el panal, te vas a México el miércoles por la mañana, el registro es el viernes.
Mi compadre siempre ha sabido que cuenta con mi incondicional apoyo, porque sé que cuando está en su manos apoyar, lo hace de forma desinteresada, en segundo lugar porque siempre he creído en la unidad que le da fortaleza al SNTE. A la mañana siguiente, antes de salir a laborar, recibí una visita inesperada, que a grandes rasgos me dijo, cómo es posible que les vayas a seguir el juego, a mí me la ofrecieron antes que a ti y les dije no.
Efectivamente, el miércoles en el primer vuelo hacia la Ciudad de México salí acompañado del Prof. Roberto López (+) quien siempre estuvo al pendiente de las necesidades del gremio, recibí todo su apoyo y me transmitió la confianza para no claudicar, porque desde que había dicho sí, no sé cómo se habría filtrado mi decisión a algunos noticieros, desde donde se desató una campaña negra y una cascada de opiniones contrarias, palabras de desaliento, lo irónico, provenían de nuestros hermanos de lucha, de maestros de la sección VI, que hoy se desgarran las vestiduras como panalistas.
Pocos apoyaron mi decisión, entre ellos, mis padres y mi tío Ernesto Terríquez (Quién me dijo: si no ganas por lo menos vivirás la experiencia), y toda la estructura del SNTE 39 de ese tiempo, mis respetos para ellos. Efectivamente, no gané pero la meta se logró: El Partido Nueva Alianza logró el registro y sus primeros diputados en el Congreso de la Unión.
En esta etapa fueron fundamentales la presencia de cinco maestras, un primo, así como de Fernando, el famoso pollo y sus amigos, después tuvimos un episodio como candidato del panal en el 2009, como regidor en Tecomán, en la fórmula de Flavio Castillo, desde un principio supe que sería difícil ganar, teníamos al enemigo en casa, Arturo Arias que no había sido favorecido, quedó muy resentido y simuló apoyar la fórmula encabezada por Flavio Castillo. En honor a la verdad Flavio merecía ganar, es un tipo que le puso todo su empeño y su talento a la campaña, más cuando se percató de la traición ya nada podía hacer.
Aclaramos la otra opción para ir de regidor en el 2009 también era en una plantilla ganadora y triunfaron, pero el tiempo es sabio y siempre me ha protegido, no era oportuno que fuera en esa fórmula. Desde ese entonces no habíamos vuelto a tener la oportunidad participar, incluso en el panal no se me había vuelto a dar el lugar que naturalmente debiera ocupar por múltiples razones, más siempre me he considerado un soldado y he sido respetuoso de las decisiones.
A principio del año un amigo de la estructura del SNTE nos informó, amigo quizás vamos a ocupar de tu apoyo, más como siempre les he dicho cuentan conmigo, eso pese a que mis amistades más leales corren por otros rumbos. Hace unos días nos volvieron a preguntar: ¿Qué dices?. Adelante, solamente póngame donde les pueda realmente ayudar, y que pueda hacer una labor digna y poner en alto a la organización.
El martes por la noche, nos reunimos con la estructura de organización del partido, en este lugar se nos notificó de la participación por el Distrito Local VIII, de principio nos sentimos incómodos, porque realmente estaba interesado más en el distrito dos, pero si fuera por ahí, estaría imposibilitado de apoyar a quien realmente deseo, nuevamente el destino es sabio, máximo cuando ese día por la noche, a mi memoria llegaron las siguientes historias de vida relacionadas a este distrito VIII.
El distrito VIII abarca la parte sur-este del municipio de Villa de Álvarez. En este municipio he habitado prácticamente 30 años, pese a que por razones familiares nunca he cambiado mi credencial del INE de mi domicilio paterno ubicado en el centro de la ciudad de Colima. Adquirí una vivienda por la calle Gral Martín Carrera; posteriormente habité otros inmuebles, uno por la calle Nicolás Bravo, en el centro de Villa de Álvarez, y otro por la calle Yucatán en la colonia Loma Bonita, posteriormente viví en la colonia San Miguel II; y actualmente estamos viviendo desde hace más de tres años en la colonia Villas San José, de este distrito villalvarense que buscamos ganar por el partido Nueva Alianza.
Estimados lectores, tengan la seguridad que si el panal nos apoya debidamente, el Distrito VIII, lo gano porque lo gano, ninguno de mis contrincantes conoce mejor que yo esta porción de Villa de Álvarez, misma que desde niño he caminado, recorrido, perifoneando, repartiendo publicidad de la empresa familiar: La Álmoloyan. Otra fortaleza con la que cuento, es la gran cantidad de amigos, compañeros de la infancia, de las escuelas en que me formé, en las que he trabajado, además de que la mayoría de mi numerosa familia habita en este distrito, mis hijos, primos, tíos, parientes por el lado de los Terríquez, de los Polanco, los Zamora, los Contreras, los Fuentes, los Cárdenas, a toda esa paténtela hay que agregarle los compadres y un sin número de ahijados y alumnos.
#ElSistemaEstaRoto. Acepté la encomienda porque nuestro partido debe continuar pero también porque representa un reto y quiero demostrar que sin dinero, pero con mucha emotividad se puede lograr el triunfo. Llevaré la campaña principalmente por medio de las redes sociales, espero su apoyo y comprensión. Nos queda claro quiénes son nuestros candidatos, así que, si no ayudo no estorbaré, despreocúpense de un servidor, mejor preocúpense por sus propios errores. Usted lector tiene la última palabra, a partir de la presente estaré pidiendo tu apoyo, familiares, conocidos, amigos para poder obtener el triunfo. Nos vemos en otra entrega.